El cambiante mundo del consumo de música en Latinoamérica

Latin America

Las últimas décadas han visto una serie de cambios radicales en la manera de distribuir y consumir música en todo el mundo. Los avances tecnológicos han creado nuevos medios y transformado a otros en obsoletos, sólo para volver a elevarlos de vuelta. Todo esto en el lapso de unas pocas decenas de años.

Latin AmericaLatinamérica no ha estado ajena a todos estos cambios. Durante la segunda mitad de la década de los ochenta se vivió la caída del disco de vinilo y el comienzo del reinado del disco compacto, un reinado que duró toda la década siguiente. La llegada de Internet y la posibilidad cada vez mayor de compartir y descargar música, especialmente a través del formato mp3, fue un fenómeno que por definición no conoció barreras, ni regionales ni socioculturales.

A pesar de adaptarse a cada país según sus gustos y costumbres, el consumo de música en Latinoamérica no difiere mucho del resto del planeta. Una característica que sí lo diferencia de otras regiones, como Estados Unidos o Europa, es la gran difusión de las descargas ilegales de música. Mientras que en otras partes del mundo la industria se ha adaptado muy bien, y los consumidores han acompañado esos cambios, Latinoamérica se encuentra un poco rezagada en este sentido.

México en particular se encuentra a la vanguardia en este tema dentro de los países latinoamericanos. Un estudio del año 2014 afirma que México es el país con más opciones a la hora de descargar música de manera legal, con unas 28 plataformas destinadas a este fin. En el mismo informe se destaca que las descargas representaron ese año el 47.9% de las ventas totales de la industria discográfica en el país.

Este modelo de negocio está mejor adaptado a los avances tecnológicos de la actualidad. Así como el mundo del cine y la televisión están cambiando para seguirle el paso a la tecnología, la industria discográfica debe hacer lo mismo. Latinoamérica, con su enorme consumo de música, no debe ser la excepción.