El regreso triunfal del disco de vinilo

vinyl

Durante la década de 1990, el disco compacto fue el rey absoluto entre los formatos musicales, y parecía que nada podría disputar su supremacía. Sin embargo, no pasó mucho tiempo hasta que la misma tecnología que había permitido su ascenso, es decir la digitalización del audio, creó las condiciones para su caída.

Si bien las discográficas aun producen discos compactos, sus ventas han caído de manera constante en los últimos 15 años, y la tendencia parece difícil de revertir. Proporcionalmente a esta caída, las descargas y reproducciones en línea de música han aumentado sin pausa en este mismo periodo de tiempo.

El regreso del vinilo

Sin embargo, se produjo un fenómeno inesperado durante esta época. Los discos de vinilo, cuyas ventas habían caído en picada y que ya parecían destinados a desaparecer, o al menos a quedar relegados a un pequeño nicho de culto, comenzaron a mostrarse como un mercado cada vez más fuerte.

vinylEn un principio, el regreso del vinilo se vio restringido al mundo de la música electrónica, al negocio de las reediciones, y al coleccionismo de discos descatalogados. Sin embargo, en los últimos diez años, cada vez más ediciones nuevas son lanzadas directamente a vinilo. El fenómeno comenzó dentro de la música alternativa, pero se extendió rápidamente a las grandes compañías discográficas.

El resurgimiento del disco de vinilo está logrando que vuelvan a abrir viejas fábricas de discos que estaban casi abandonadas, e inclusive se están abriendo algunas nuevas. Mientras tanto, las grandes discográficas están cerrando varias de sus fábricas y centros de distribución de discos compactos, como lo hizo hace poco Sony con su planta en Tlalnepantla, en México.

En definitiva, el fenómeno del disco de vinilo no parece decaer, y su ascenso parece estar extrañamente conectado con el del consumo de música de modo completamente digital. Habrá que esperar para ver qué otra sorpresa traerá la siempre impredecible industria discográfica.