La música folklórica tradicional mexicana

0034dcd7c313775fb531ae1216047e9d

0034dcd7c313775fb531ae1216047e9dLa música folklórica de México es el resultado de la mezcla cultural que vivió el país a lo largo de su historia. Ya desde la época precolombina muchas culturas se entremezclaron, pero con la llegada de los españoles se produjo una verdadera simbiosis cultural. Además, la posterior llegada al país de inmigrantes procedentes de Europa central y oriental (particularmente a mediados del siglo XIX) le imprimió también un carácter único a la música tradicional mexicana.

Es también digno de mención el aporte musical africano. Si bien en México no se aprecia tanto el componente africano como en los países de la cuenca del Caribe, sí hay estados como Veracruz, Oaxaca o Guerrero, donde lo africano tuvo especial importancia en la identidad cultural de los pueblos.

La música folklórica mexicana es muy diversa, y las manifestaciones culturales varían de acuerdo con cada región del país. Sin embargo, las rancheras y la música de los mariachis se han impuesto como prototipo predominante de música folklórica nacional, tanto dentro como fuera del país. En un principio, la figura del charro, sus rancheras y sus mariachis eran un genuino producto cultural, surgido de los pueblos del occidente mexicano (Jalisco, Nayarit y Colima). Hoy en día, sin embargo, el mariachi es más bien un producto cultural impuesto desde arriba, desde el poder tanto político como mediático. Por eso vemos que en muchas regiones los músicos tradicionales tienen que hacer las veces de mariachis para sobrevivir, a pesar de que la música realmente propia de sus regiones de origen sea otra (puede ser son jarocho, son huasteco, jarana yucateca, etc).

Además de las rancheras, otra vertiente importante de la música tradicional mexicana es la norteña, la música banda y la grupera. Aunque tienen ciertamente relación con la ranchera y el mariachi, sin duda la música norteña es radicalmente distinta, sobre todo por incorporar instrumentos más modernos y ser, por lo general, más bailable.