Música folklórica mexicana: manual básico para apreciarla

matriachi-band-mexican-folk-music

matriachi-band-mexican-folk-musicPara apreciar la música mexicana con profundidad es indispensable conocer la geografía y la historia del país. Las distintas manifestaciones culturales mexicanas tienen sentido en un contexto histórico y geográfico determinado, y es esa base la que le da significado y razón de ser a la música que se produce en cada región.

Muchas de las canciones mexicanas de los diversos géneros (rancheras, corridos, mariachi, norteña, grupera, banda, etc) tienen como propósito contar una historia, servir de medio de comunicación y difusión de ideas, conceptos, sentimientos y anhelos. Por eso, a la hora de apreciar las canciones, resulta muy útil entender ese contexto histórico-cultural.

También es necesario comprender la idiosincrasia, el lenguaje y las expresiones de quienes son oriundos de las zonas donde se tocan determinados géneros musicales, su modo de vida y su geografía económica.

Evidentemente, para apreciar la música mexicana también es indispensable tener conocimientos básicos de teoría y solfeo, para así identificar los giros, usos y costumbres de este tipo de música, el uso que se le da a los distintos instrumentos musicales, etc.

Por último, y no menos importante, para apreciar la música hay que vivirla. Esto es, sentirse motivado a escucharla o bailarla según sea el caso, con el fin de poder experimentar aquello que esa música desea infundir en nosotros. Así pues, no se puede apreciar correctamente un ritmo bailable latino y tropical si no queremos bailar. Y de la misma forma, no se puede apreciar un ritmo calmado, lento y ensoñador cuando estamos agitados y lo que queremos es estar en movimiento.

La música es un arte lleno de emociones y subjetividades, y la mejor forma de apreciar un estilo musical en particular es entrando de lleno en la subjetividad en la cual esa música cobra sentido. Para apreciar la música norteña tenemos que estar dispuestos a ver el mundo como los norteños y sentirnos como ellos, y lo mismo ocurre con la ranchera o el son jarocho.