Música folklórica yaqui: cómo refleja las costumbres y las creencias religiosas

600x600

600x600El pueblo yaqui habita en el estado de Sonora en México, a lo largo del río Yaqui, y en Arizona (Estados Unidos). En México, esta nación cuenta en la actualidad con una población de cerca de 32.000 personas, y aunque la mayoría de ellos han abrazado la religión católica, mantienen intactas muchas de sus costumbres ancestrales.

Los yaquis realizan varias danzas tradicionales, entre las cuales se destaca la “danza del venado”. En esta danza ritual se toma como referencia el movimiento de la Tierra respecto al Sol. El danzante cubre su cabeza hasta la altura de los ojos con un lienzo blanco, y sobre éste coloca una cabeza de venado disecada, adornada a veces con listones en forma de flores, representando así el contacto con la naturaleza.

En la danza del venado, el ejecutante se coloca capullos de mariposa en las pantorrillas, los cuales suenan al ritmo del movimiento. El torso y los pies los lleva desnudos, lleva dos grandes maracas en las manos y un rebozo le cubre el cuerpo de la cintura a la rodilla. En este ritual, el danzante pretende olvidar que es humano y asumirse como venado. Se usan instrumentos originales de los yaquis, como el tambor de agua, las sonajas (maracas) y los frotadores de madera.

Al ritmo de la música y el movimiento, el danzante busca convertirse en un médium del espíritu del venado, apunta los dedos de sus pies hacia la tierra cual si fueran pezuñas, mueve constantemente la cabeza, evade a los coyotes y a los cazadores, pero una flecha le alcanza de improviso, agoniza al compás de la música y los cantos, y cae muerto.

Para los indígenas yaquis, el venado es un animal que representa el ideal de harmonía, verdad, realidad y belleza. El ejecutante de la danza es criado desde niño para tal fin: sus padres lo educan para que siempre actúe como un venado e incluso lo alimentan de forma especial para que tenga un cuerpo ágil y esbelto, como el del animal. Ser danzante es un ideal a seguir por los niños yaquis.